Se acabó mi veraneo y mi verano

imageY además de sopetón. Pues salimos de Madrid con 33 grados y cielo despejado y aterrizamos con lluvia y 12 grados. Y es que este maravilloso país me ha dado la bienvenida con la noche de agosto más fría desde que hay datos y el verano más lluvioso de los últimos 100 anos.

Los pobres tomates qué planté hace un siglo aun están aun como cerezas de grandes y verdes , y les veo tan poco futuro como a los planes de lucir mi bellísimo bronceado.

Pero no lo quiero ver todo gris, hacer la comida para el trabajo ahora me hace ilusión, y ved porqué en la foto: una preciosa tartera que me ha regalado Sandra, y con porciones que me ayudan a mantener la línea. Ahora puedo ir a correr a cualquier hora, porque nunca va a hacer demasiado calor, ya no me apetecen los mojitos a todas horas, los tés e infusiones son mucho más fáciles de preparar y con este tiempo ya me entran ganas de tejerme un jersey de lana para mi. y por último, la japonesita que me ha regalado Sandra (en la foto) es una monada y me recuerda a quien me la ha regalado.

Ya no tendré que llevar a P a la animación nocturna del pueblo Indalo y no tengo que oir Rayos de Sol cada día.

Y lo más importante, es que afortunadamente, el avion de Ryanair e el que viajamos no necesito hacer un aterrizaje forzoso.


Posted from WordPress for Android

Advertisements

One Comment Add yours

  1. Irene says:

    todo tiene su lado bueno!! y esa fiambrerita para comer es chulísima! a mí me encantan esas cositas!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s