Mi Colegio de la EGB: el Méjico

on

Me ha alegrado un montón esta noticia sobre mi primer colegio en España. Ya  había algunos niños muy especiales entonces pero parece que las cosas han cambiado mucho y para mejor.

Cuando yo fui al colegio nacional Méjico (sí siempre lo han escrito con J aunque a mi me sonara muy extraño) los mejores profesores eran el Picotas, que tenía una nariz descomunal y que tenía pinta de califa, pero que era un muy buen profe que enseñaba bien y Doña Ana, que tenía un culo inmenso (o eso me parecía a mi) y nos daba historia y educación física (?). También estaba don Gabriel que era un poco tratja y nos daba lengua e inglés.

En cursos anteriores tuve a dona Adriana que era una auténtica bruja escondida en una monja seglar (esta ha sido por mucho la profesora más cruel que he tenido y también la única monja) que nos hacía vender cupones para los misioneros combodianos (o algo así).

también tuve a Don Gregorio que era un vestigio de épocas anteriores y solía contar batallitas de la guerra. Es recordado por su ojo de cristal y una mano sin dos dedos. Mis amigas dicen que se aprovechava un poco de las ninas y les tocaba el culo pero yo no lo recuerdo, lo que sí recuerdo es que pegaba y una vez se pasó con el Pinti.

Otra memorable fue Dona Carmina, cuyo odio sentí desde el día que salió a relucir que yo no haría la primera comunión. Por qué siempre se pintaba un diente de rosa y por qué la muy cabrona dejaba que su marido el Don Benjamín se sobrepasara con los niños? (otro vestigio del franquismo).

Cuando yo fui a este colegio había un ala del colegio reservada para alumnos con discapacidad física y psíquica, nos referíamos a ellos como los de especiales y estábamos divididos a todas horas. Había un pasillito que separaba los dos patios y cuando algunos de los de especiales, chavales con polio y con muletas, pillaba a algún chaval del otro lado por banda le arreaba un muletazo (comprensiblmente debían de odiarnos a todos, nosotros solo teníamos miedo). Durante muchos anos esto lo guardé en la memoria y no pensé en ello hasta que anos más tarde en la boda de mi amiga se habló de ello y es cuando me horroricé y me di cuenta los mucho que habían cambiado las cosas. Para bien.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s