De Niños y Niñas

Mi hermano y yo solo nos llevábamos 11 meses y estábamos muy unidos. Creo que pore so yo siempre he pensado que los niños y las niñas son iguales y cualquier diferencia de comportamiento es inducida por su entorno. Siempre he pensado que el furor por el rosa de las niñas de hoy es puramente una imposición social y que los niños si no tienen contacto con violencia no tiene porqué jugar a matarse…

Pues todo eso que yo siempre había pensado es absolutamente incorrecto, los niños son diferentes de las niñas, en general. Para comprobarlo yo llevé a cabo un experimento.

Hipótesis: los niños y las niñas son iguales y las diferencias son resultado de el entorno.

Método: Primero me embaracé y nació un niño, y luego me embaracé y nació una niña.

Ambos han jugado con los mismos juguetes (a la niña no se le compraron casi juguetes), los dos han ido a los mismos centros de pre-escolar y han estado juntos todos los días. Los juguetes que se han comprador son mas bien de del tipo nino pero tambien habia munecas y peluches.

Resultado: el niño hasta los dos anos y 9 meses se sentía profundamente atraído por los colores vivos incluido el rosa, que figuraba entre sus favoritos (se compró moto rosa, gafas de nadar rosas, patinete rosa…). Al acercarse a los tres anos no podía acercarse al rosa. No quería usar su moto favorita. El negro se convirtió en el Nuevo rosa y los motives adorados son murciélagos, arañas, calaveras (confieso que estas han sido introducidas por mi lado mexicano), los peluches y las muñecas han sido vastamente ignorados y los juguetes de mas éxito han sido aquellos que le han ayudado a jugar a infligir daño (espadas y pistolas). La niña me ha sorprendido por mostrar algo así como un instinto maternal con los muñecos. Rondando el ano se divertía con los peluches y al acercarse a los dos ano se derretía con las muñecas, pero no con cualesquiera, las que ella quería eran aquellas que parecen auténticos bebes (o sea las más horrorosas). A los bebes los cuida como si ella fuera una mama. Si tiene ocasión de coger una espada no duda en atizar a su hermano y también le gusta jugar a carreras de coches.

Conclusión: desechamos la hipótesis del experimento, aceptamos la hipótesis nula de que los niños y las niñas son diferentes aun cuando están en el mismo entorno. La afloración de la semilla de un instinto maternal es lo que más me ha sorprendido en todo este lía del experimento en el que me he metido. Su comportamiento es contrario a lo que yo siempre había pensado y la femineidad existe de manera innata y se intensifica en sociedad?

Menudo rollo acabo de soltar.

Mira que me jode que las niñas jueguen a mamás desde pequeñitas!

Nino y nina
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s